lunes, 28 de noviembre de 2022

Presentación de Hijos de Saturno, de Roberto López San José

 El próximo viernes 2 de diciembre se presentará Hijos de Saturno, de Roberto López San José que será presentado por José María Merino y Pablo Méndez, será en el Office-Vitruvio, calle Doctor Castelo, nº 44 a las 19: 30 horas.

  

es tan sutil
que parece brillante
 
abstraído
como los inteligentes
 
tan parco
que le llaman mesurado
 
sigue aquí   dentro
 
en su propia
ocultación
 
odiando
el agua mansa
que lo encadena

         

 

Hijos de Saturno, de Roberto López San José. Ediciones Vitruvio, número 929 de la colección Baños del Carmen.



jueves, 24 de noviembre de 2022

Presentación de Así lo veo yo (Reflexiones al amanecer), de Jaime Javaloy

 El próximo miércoles 30 de noviembre presentaremos Así lo veo yo, de Jaima Javaloy, que será presentado por Eduardo Baviera y Pablo Méndez, será en el Centro Riojano, calle Serrano, nº 25  a las 19: 30 horas

 

Este oftalmólogo de 55 años se declara adicto a la vida. Volcado en actividades tan diversas como el deporte de competición, la cirugía ocular, la cooperación internacional o el amor por la naturaleza, experiencias vitales intensas indujeron hace una década un cambio drástico en su forma de entender lo que acontecía a su alrededor y dentro de sí mismo. Con la aceptación de las propias limitaciones como catalizador de su reacción para el cambio, el autor inició entonces un viaje hacia el interior de su alma en busca del equilibrio y la paz.

  

Así lo veo yo, de Jaime Javaloy. Ediciones Vitruvio, número 1551.



lunes, 21 de noviembre de 2022

Presentación de La forma del viento, de Patricia Iniesto de Miguel

El próximo viernes 25 de noviembre se presentará La forma del viento, premio de poesía Ciudad de Rivas-Covibar, de Patricia Iniesto de Miguel que será presentado por Déborah Giménez, Eugenio Rivera y Pablo Méndez, Será en el Office-Vitruvio, calle Doctor Castelo, nº 44 a las 19: 30 horas.

 

 
Hoy
estallan
como un sueño de arena
luciérnagas bajo mis párpados
y su sombra amarilla arranca
jirones
de luz
cuando se arrastra hasta los acantilados
líquidos de tus huesos.
También es mortal cada uno de los fonemas
de un nombre
que ya solo se completa a través de la
ausencia.
   

 

La forma del viento, de Patricia Iniesto de Miguel. Ediciones Vitruvio, número 937 de la colección Baños del Carmen.



Presentación de De tu cuerpo en mi cuerpo, de Jesús Ayet

 El próximo jueves 24 de noviembre se presentará De tu cuerpo en mi cuerpo, de Jesús Ayet, que será presentado por Álvaro Petit y Pablo Méndez, Será en el Palacio de las Flores, calle Maiquez, nº 10 a las 19: 30 horas.

 

 

    Me arden las entrañas de tenerte dentro, me arde el corazón y me arden las manos de tanto acariciarte.

Me arde el pensamiento y me arden los sueños, y contigo en mi ser me alcanza la mirada de la luna.

Dichosa de mirarnos y sentir la ternura que imagina o presiente.

Estás en mi interior, sin apenas moverte, y el gozo de tenerte en mí ilumina la noche y prende las estrellas.

La luna se hace mía, el universo entero entra contigo en mí, me llena de galaxias y de estrellas.

Me llena de tu luz, pues se derrama en mí toda la esencia de tu ser, de tu ser en mi ser.

De tu cuerpo en mi cuerpo, entero en mí como si fueras mío, pues mío eres en mí y tuyo soy como estrella o cometa.

Como constelación o como noche, noche en mí de tu ser, derramada y profunda.

Sembrándome de ti y ardiéndome de ti, dentro de mí como fuego en volcán, o como parto inesperado.

Alcanzado de ti por el camino inmenso, interminable, de la pura palabra.

Eres palabra en mí, amado, dulce Amigo, eres palabra en mí y movimiento en mí.

Y eres la quietud en mí que me madura en rama como fruto o espiga, como hoja o caricia, como grito o silencio.

Silencio soy en ti, silencio eres en mí, pura palabra que me llena de ti.

Dentro de mí tu ser, prendiéndome, quemándome, haciéndome gozar del calor y del pleno cumplimiento.

Ardo de ti como luna del sol, pero Tú no estás lejos, no estás lejos de mí.

Ni lejos de la noche, ni lejos de la estrella, ni lejos de la duna en que yacemos.

Estás dentro de mí como el deseo, haciéndome saber cómo es la noche, cómo es la mañana, cómo el amanecer.

Haciéndome saber tu habilidad para parar el tiempo, tu poder visceral para pararlo todo y todo detenerlo y contenerlo.

En ti la luz del sol, y en mí, dentro de mí, la llama que Tú eres de amor y de verdad.

La llama que Tú eres, prendida cada vez que me ocupas y llenas.

Que me prendes y luces, que me das a la luz y me haces del mundo, sembrando cada cosa en mi interior.

Cada cosa del mundo en mis entrañas, que me arden de ti, encendidas de ti, hechas puras en ti.

Que me siembras y llenas para que todo crezca en mí de tu presencia, amado, dulce Amigo, deleitosa presencia.

 

De tu cuerpo en mi cuerpo, de Jesús Ayet. Ediciones Vitruvio, formato grande, número 1. 551 de Ediciones Vitruvio.



lunes, 14 de noviembre de 2022

Presentación de En la ciudad, todos uno, de Modesto González Lucas

El próximo viernes 18 de noviembre se presentará En la ciudad, todos son uno, de Modesto González Lucas que será presentado por Pablo Méndez y Ricardo Rodríguez, Será en el Office-Vitruvio, calle Doctor Castelo, nº 44 a las 19: 30 horas.

 

 

El barrio de Lavapiés
al clarear la mañana
el silencio lo adormece
colgado de las ventanas.
La luz del amanecer
abrillanta las aceras
con su lengua de hojalata.
Las calles de Lavapiés
son estrechas y empinadas,
añoran al Manzanares
como a quien le falta el aire.
Los habitantes del barrio
tienen los ojos oscuros
y la sonrisa de plata.
El barrio de Lavapiés
es un mundo sin fronteras.
Las calles de Lavapiés
ocultan en sus portales
el corazón de la noche.

        

 

En la ciudad, todos uno, de Modesto González Lucas. Ediciones Vitruvio, número 933 de la colección Baños del Carmen.



Presentación de Las formas del viento, de Patricia Iniesto de Miguel

 El próximo miércoles 16 de noviembre se presentará La forma del viento, de Patricia Iniesto de Miguel, premio de poesía Covibar-Ciudad de Rivas, que será presentado por Pablo Méndez, y Eugenio Rivera. Será en el Centro Social de Covibar, avenida de Armando Rodríguez Vallina, s/n a las 19: 30 horas.

 

  

Hoy
estallan
como un sueño de arena
luciérnagas bajo mis párpados
y su sombra amarilla arranca
jirones
de luz
cuando se arrastra hasta los acantilados
líquidos de tus huesos.
También es mortal cada uno de los fonemas
de un nombre
que ya solo se completa a través de la
ausencia.

 

        

 

La forma del viento, de Patricia Iniesto de Miguel. Premio de poesía, Covibar-Ciudad de Rivas. Ediciones Vitruvio, número 937 de la colección Baños del Carmen.



martes, 8 de noviembre de 2022

Presentación de Vintage, de Rosa Díaz

El próximo martes 8 de noviembre presentaremos Vintage, premio Noches Poéticas de Bilbaode Rosa Díaz, que será presentado por José Antonio Ramírez Lozano, será en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, calle Abades, nº 14 a las 19: 00 horas.

   

Es luna llena.
Huele a dama de noche y a licantropía.
Si rozan las palabras,
hace calor y hay viento de levante,
yo no seguiría. Pulso y hallo.
Decido:    
              Voy a ver otra vez Cinema Paradiso.
Dios es magnánimo
y si cierra una puerta te abre una ventana.
El hombre es bueno por naturaleza,
la mujer también.
Y porque yo lo valgo,
qué ordinariez, 
le pongo los cuernos a la dieta
con la repetición del TCM.

 

  

Vintage, de Rosa Díaz. Ediciones Vitruvio, número 904 de la Colección Baños del Carmen. Premio Noches Poéticas de Bilbao. 



lunes, 7 de noviembre de 2022

Presentación de Aline y el héroe y La poesía de Eugenio Montale, de Carlos María Maínez

El próximo viernes 11 de noviembre se presentará Aline y el héroe y La poesía de Eugenio Montale, de Carlos María Maínez, que será presentado por Pablo Méndez, José Luis Escudero y Chiara Cappuccio. Será en el Office Madrid-Vitruvio, calle Doctor Castelo, nº 44, a las 19: 30 horas..

  

ONCE DE JULIO
 
 
Aline es una hembra metafísica y rosa,
ya terciopelo azul, ya canto enamorado
silencio jadeante, susurro silenciado,
todo lo que se tiene en una misma cosa;
 
que nombra la pasión y vive mariposa
tan adentro del alma de amante aleteado
por su claro de luna y su oscuro alumbrado
de suerte ya segura como un dedo que posa
 
su yema en el pudor de Aline, que avaricia
el asombro del héroe que se hace nadie y nada
cuando ella lo convoca, lo alcanza y lo acaricia
 
con mirada mortal, y únicamente quiere
un gesto y otro más, y la promesa dada
de quien la adora incrédulo y entre sus labios muere.

        

 

Aline y el héroe, de Carlos María Maínez. Ediciones Vitruvio, Número 1. 522.




Presentación de La vida ante todo, de Miguel Galanes

 El próximo jueves 10 de noviembre presentaremos La vida ante todo, de Miguel Galanes, que será presentado por Leopoldo Sierra Gallardo (Alcalde de Daimiel) y Pablo Méndez, será en el Salón de Actos de la Casa de Cultura, calle Gregorio Molinero, nº 9 a las 19:00 horas.

  

 

No encuentro a la tristeza
junto a la sepultura
de mis padres.
El cementerio es ahora
la otra casa
donde el polvo es también
la casa donde duermen
y me esperan.
No hay tristeza en saber
lo cierto de mañana.
 

 

La vida ante todo, de Miguel Galanes. Ediciones Vitruvio, número 928 de la Colección Baños del Carmen.



lunes, 31 de octubre de 2022

Presentación de Los hijos de Saturno, de Roberto López San José

El próximo viernes 4 de noviembre presentaremos Los hijos de Saturno, de Roberto López San José, que será presentado por Blanca Sarasua y Alberto Infante, será en la Biblioteca Bidebarrieta de Bilbao, Calle Pelota, nº 6 a las 19: 00 horas

 

  

 quizás la vida sea eso
 un gran vacío
 lleno de preguntas
 
 el enorme fracaso
 tras una pérdida
 remota
 
 quizás sea eso
 
 como el génesis de la biblia
 
 entonces Él
 era otro Saturno
 

 

 

Los hijos de Saturno, de Roberto López San José. Ediciones Vitruvio, número 929 de la Colección Baños del Carmen.




Presentación de Cerca de Hierro, homenaje a José Hierro en su centenario, coordinado por Antonio Marín Albalate

El próximo viernes 4 de noviembre presentaremos Cerca de Hierro, un homenjae a José Hierro en su centenario compuesto por cincuenta y seis voces y tres artistas plásticos, lo presentará Antonio Marín Albalate, Elia S. Temporal y Pablo Méndez, será dentro del Ciclo Deslinde, en la Casa del Estudiante, calle del Ángel, nº 26 a las 19: 00 horas. en Cartagena.

 JOSÉ HIERRO

 

 

 

Pepe Hierro murió hace veinte años y nos dejó muy solos. Me parece muy triste tener que empezar escribiendo esa frase: "Pepe Hierro murió." Pero es verdad. Hace tiempo escribí unas líneas sobre Pepe y sobre su poema "El muerto", cuando él estaba vivo y bien vivo, más vivo que todos nosotros juntos. Son esas líneas las que ofrezco a continuación, a mayor gloria de uno de los poetas más grandes de la literatura española contemporánea.

 Si hay un poeta español vivo que tiene oído para la poesía, ése es José Hierro. Si hay un poeta español vivo que tiene claro lo que quiere decir, lo que ineludiblemente ha de decir, en cada uno de sus poemas, ése es José Hierro. Parece una tontería, pero hay muchísimos poetas, algunos de ellos de campanillas, que no saben lo que es un eneasílabo. Y otros tantos que empiezan a escribir porque están aburridos y son muy delicados y sensibles, y qué otra cosa pueden hacer, pero que ignoran por completo qué va a venir después de ese primer verso que las Musas regalan, porque su escritura es oscura, y la oscuridad en poesía no es más que defecto de expresión, como han dicho, entre otros, Lope de Vega y José Hierro.

En el tomo 11 (1837) del Semanario pintoresco español que dirigía don Ramón de Mesonero Romanos figura una semblanza de

Góngora en la que, textualmente, se dice: «Entre los eminentes escritores que elevaron la poesía castellana a su más alto grado de esplendor, sobresale este vate singular, en quien vemos reunirse el gusto más delicado y la más lozana imaginación, y luego renunciar por sistema a tan nobles cualidades para fundar una secta literaria, irracional y extravagante, que por largos años hubo de dominar nuestro Parnaso». Suscribo la opinión del anónimo autor de esas líneas, probablemente el propio Mesonero. Y a qué viene la cita. Pues a que entre tanta reivindicación gongorina —del Góngora de la "secta literaria", no del otro— como hubo a cuenta de su centenario, allá por 1927, y tanto gongorino cifrado, hermético o culterano que ha tenido que padecer quien esto escribe, primero en sus propias carnes, allá por 1970, y luego en las de sus empecinados compañeros de generación, sine fine, uno agradece "el gusto delicado y la lozana imaginación" de poetas como Hierro, a quien estoy seguro de que nunca se le ha pasado por la cabeza "fundar ninguna secta irracional y extravagante", como al autor de las Soledades.

Hierro ha apostado por la auténtica poesía, la que no interroga a sí misma, ni se plantea dudas metafísicas acerca de la intensa llanura del papel de hilo en blanco, ni se pregunta de dónde viene el canto ni adónde va la sangre de la pluma, sino que fluye como un chorro de vida, como un inagotable manantial por donde el mundo brota en verso para todos los hombres, en verso claro y verdadero.

Uno de los poemas que más me gustan de José Hierro es "El muerto", perteneciente al libro Alegría (Madrid, Rialp, 1947). No lo leí en la edición príncipe, sino en un librito publicado por Afrodisio Aguado en la colección "Más allá" (la misma en la que figuraban las Elegías europeas, de Eugenio Montes, y acaso también —no tengo el libro a mano, pero, desde luego, tenía el mismo tamaño que "Más allá"— la prodigiosa Venganza de don Menda, de Muñoz Seca), que se titulaba Poesía del momento e incluía los dos primeros libros de Hierro, Tierra sin nosotros y Alegría, escritos entre 1944 y 1947, o sea, entre los veintidós y los veinticinco años, una edad estupenda para casi todo, incluso para escribir poesía.

Decía Pepe en el prólogo a Poesía del momento que admiraba sobre todo a tres poetas: Rubén Daría, Juan Ramón Jiménez y Gerardo Diego. Qué voy a decir que no sepáis de la influencia de Rubén en Juan Ramón, y de éste en la poesía española del siglo XX. La edición de Gerardo sí me parece más significativa, y desde luego debe entenderse al margen por completo del paisanaje. Para mí también es el poeta montañés el más interesante de su generación (y mira que los había buenos en esa hornada). Versos humanos, por ejemplo, publicado en 1925, me parece uno de los libros de poesía más admirables que se han escrito en lo que va de siglo. La Montaña o, mejor, Cantabria, como dicen ahora, ha dado extraordinarios poetas a la literatura española. Junto a Gerardo y Pepe Hierro, me gustaría recordar aquí al autor de Los muertos, José Luis Hidalgo, y a José del Río Sainz, el rubeniano autor de Hampa, sin duda el libro más original y divertido del Modernismo a este lado del Atlántico.

Volviendo a Alegría, el libro donde se publicó el poema "El muerto", debo decir que sí , que también yo he estado algunas veces alegre. Como la condición del hombre es la tristeza ("Cuando estoy triste, que es casi siempre", decía Juan Eduardo Cirlot en uno de sus más célebres poemas), por eso los escasos momentos de alegría son tan importantes y se recuerdan toda la vida. Los bardos primitivos aún no sabían que lo propio del hombre es estar triste, y pintaban héroes alegres en sus cantares. En un viejo poema escandinavo, alguien pronuncia el panegírico de un héroe muerto y no se le ocurre decir nada mejor de él que la siguiente frase: "Ni un solo día lo vi triste. "Y no es que el rudo vikingo que acaba de morir combate desconociera en vida la tristeza, pero al menos la disimuló lo mejor que pudo, tanto y tan bien que logró engañar a su panegirista fúnebre.

La alegría está hecha para hacernos brillar de tarde en tarde, para que nos enfoquen todas las luces de la sala de cuando en cuando. Imaginaos lo espantoso que sería estar alegre siempre, tal y como pregonan ciertas sectas. Cuando yo era pequeño, un individuo vestido de negro solía repetir en un programa de televisión la siguiente máxima: "Sed felices para hacer felices a los demás." (Y el televisor no explotaba al oír aquello, os lo aseguro.) Como si no supiésemos que la felicidad ajena es casi siempre fuente de infelicidad propia. Pondré un ejemplo: mi mujer es feliz escapándose con el abogado matrimonialista del 5°; su felicidad no es contagiosa, pues yo me quedo hecho unos zorros.

Pero no divaguemos. En el poema de Pepe Hierro quien nos habla es un muerto, alter ego ocasional del poeta. Está maravillosamente dicho desde el principio: «Aquel que ha sentido una vez en sus manos temblar la alegría / no podrá morir nunca». El muerto, una especie de muerto universal, ha llegado a semejante conclusión después de muchas reflexiones (en el reino de la muerte hay tiempo para todo). En su mundo "de noche completa", "de olvido y de sombra constante" han tenido que transcurrir muchos siglos (es un decir) para que él se dé cuenta de que, por mucho que la tierra lo cubra y nadie lo recuerde, la hierba sigue sobre él, la vida sigue sobre él, aleteando como un pájaro que ha caído del nido, latiendo como el corazón de un cachorro que acaba de nacer. Y el aire, arriba, será azul (del mismo modo que la tranquilidad puede ser violeta) y, al llegar la primavera, se romperá en gorriones y en flores blancas y doradas con las que hacer guirnaldas.

La alegría deja, al pasar, un perfume de tibia belleza entre los dedos. El muerto del poema de Pepe Hierro sorprendió alguna vez esa loca hermosura en su vuelo e hizo que el tiempo se detuviera (cosa que Fausto no consiguió, ni con ayuda del Diablo). Por eso no podrá morir nunca. Tal vez no se trate de la inmortalidad personal que ansiaba Unamuno, pero el panteísmo —esa especie de inmortalidad solidaria— resulta en el poema una solución satisfactoria. Y es que el autor de Poesía del momento, aquel librito de Afrodisio Aguado que incluía el poema "El muerto", no sólo nos transmite el pulso de la vida en todos y cada uno de sus versos, sino también la sensación de que haber conocido al hombre, además de haber leído al poeta, es una fiesta al margen de la muerte.

 

LUIS ALBERTO DE CUENCA


 

 Cerca de Hierro, homenaje a José Hierro. Ediciones Vitruvio, número 932 de la Colección Baños del Carmen.




lunes, 24 de octubre de 2022

Presentación de Nadie recuerda la última lluvia, de Jesús Díaz Hernández y Pablo Baeza

El próximo viernes 28 de octubre se presentará Nadie recuerda la última lluvia, de Jesús Díaz Hernández y el pintor Pablo Baeza, que será presentado por Sergio Iborra y Pablo Méndez, Será en el Palacio de las Flores, calle Maiquez, nº 10 a las 19: 30 horas.

 

   

 LA SILLA DEL DIABLO
 
 
 
 Esta silla está maldita, es la silla del diablo.
 Dios me la ha puesto de castigo;
 tan cierto como que desde el cielo me observa.
 A diario me tengo que sentar en ella
 y a diario, cuando termina la clase,
 él llega a mi espalda,
 como un monstruo aterrador,
 y me susurra cosas extrañas,
 palabras que no llego a comprender.
 
 Heme aquí, en la silla, cohibido, sumiso…,
 quizá aterrado, no estoy seguro,
 sintiendo como sus manos sudorosas
 me aprietan los hombros
 mientras suplico a Dios que pare.
 Intenta ser dulce pero no lo consigue,
 hay algo desagradable en su forma
 de apretarme mientras me habla.
 Le siento como una masa informe
 que no tiene nombre.
 
 Sí, la silla está maldita, y a pesar de todo
 me aferro a ella con la única esperanza
 de que él termine por cansarse,
 que hoy no me obligue a levantarme,
 que no me lleve y sea otro día más de suplicio.
 No quiero levantarme de la silla,
 aunque siga tocándome, no me moveré.
 Esta maldita silla es mi salvación,
 y, sin embargo, la odio con todo mi corazón.
 Si Dios tuviera misericordia de mí…

 


      

 

Nadie recuerda la última lluvia, de Jesús Díaz Hernández y Pablo Baeza. Ediciones Vitruvio, formato grande a color, número 1. 540



Presentación de Jardín de invierno, de Miguel Gutiérrez García

El próximo jueves 27 de octubre se presentará Jardín de invierno, de Miguel Gutiérrez García, que será presentado por Pablo Méndez, Será en el Office Madrid-Vitruvio, calle Doctor Castelo, nº 44, a las 19: 30 horas..

  

 EL SUEÑO
 
 
 
 Duermo. Después de amar y ser amado
 ha venido una noche venturosa.
 No hay sueño como el sueño que reposa
 junto al cuerpo que fuera nuestro aliado.
 
 Y en el sueño nos hemos encontrado
 los dos ante una carne generosa,
 que en poesía trocó lo que fue prosa,
 y en permitido lo que fue negado.
 
 Y así vimos las luces de otro cielo,
 escuchamos los sones de otro canto.
 y bebimos el agua de otra fuente.
 
 Nuestras almas se alzaron en un vuelo
 con un amor henchido, tan creciente,
 que al llegar hasta Dios se trocó en santo.

       

 

Jardín de invierno, de Miguel Gutiérrez García. Ediciones Vitruvio, Número 923 de la colección Baños del Carmen.



miércoles, 19 de octubre de 2022

Presentación de Fuego tan canibal, de Sergio Iborra

El próximo lunes 24 de octubre presentaremos Fuego tan caníbal, de Sergio Iborra, que será presentado por Pablo Méndez  y José Ramón Martínez Pérez, será en Covibar, en el centro social Armando Rodríguez, avda. del Armando Rodríguez S/N, a las 19: 00 horas.

 

 A UN CENIZO

 
 
 
 Dejar de ser un hombre y ser guiñapo,
 desvanecerte como una hoja en trizas
 dejando atrás un surco de cenizas
 e irte desmadejando como un trapo.
 
 Pensar como un judío en la Gestapo
 que en la vida las dichas son postizas,
 que atraviesas arenas movedizas
 y que eres, entre lobos, un gazapo.
 
 Saberte entre los vivos, moribundo;
 sentir que todo es farsa sin sentido
 y afrontar tu destino estoicamente.
 
 Pasar sin dejar huella en este mundo,
 resignarte a ser pasto del olvido
 y dejarte arrastrar por la corriente.

  

 

Fuego tan caníbal, de Sergio Iborra. Ediciones Vitruvio, número 917 de la Colección Baños del Carmen



lunes, 17 de octubre de 2022

Presentación del número 7 de la revista Tinta en la medianoche

 El próximo viernes 21 de octubre presentaremos la revista Tinta en la medianoche, nº 7, compilad esta vez por Pedro Alcarria y Alberto Infante con la ciudad de Barcelona y sus poetas como protagonistas, será en Can Deu, plaza de la Concordía, nº 13, a las 19: 00 horas en Barcelona.

  

3
  
 
¡Negra ciudad de la melancolía
que acastillada en un recodo abrazas
a tus chopos cuya hojarasca delira
y el derramado gemido que te los separa!
 
Inesperada en la cima de tus pendientes
entre penachos de niebla que se desbaratan,
siempre parada a tu alrededor el alba,
¡sin grito, sin fuego ni pájaros felices!
 
¿Qué olvidada música, qué gemido
apenas pronunciado, lanza el cordel desconocido
¿hasta los súbitos sillares de sombra coagulada?
 
¡Ciudad de ningún lugar a donde todas las cosas van!
Afán oscuro del vacío que quiere salvar
el último sueño de un agua dispersada.

 

  

Poema de Mercè Rodoreda, incluido en Tinta en la medianoche, nº 7.